COSMÉTICA LOW COST - SOLARES

Filtrar productos
59 Artículos
 1 
Siguiente
 1 
Siguiente

SOLARES LOW COST

El Sol es una de las principales fuentes de energía, es irremplazable y sin él no existiría la vida tal y como la conocemos. Gracias a esta luz solar, nuestro cuerpo produce Vitamina D, que cumple un papel esencial en el organismo, necesaria para la absorción de calcio y fósforo, además de brindándonos vitalidad.

Debido a los efectos de la contaminación y a la destrucción de la capa de ozono, los rayos solares cada vez son más dañinos y acarrean graves consecuencias como pueden ser: quemaduras, manchas en la piel, insolación… en algunas ocasiones la exposición prolongada al sol y sus consecuencias puede provocar cáncer de piel.

Protección solar

El Sol incide en la piel a través de los rayos ultravioleta, que son los que causan daños en la piel y con el paso del tiempo pueden aparecer quemaduras, manchas, entre otros problemas.

Hay que tener muy en cuenta que los daños que nos producen los rayos solares se acumulan y es irreversible. Estos daños se pueden reducir si se toman medidas para prevenirlos.

  • Evitar la exposición prolongada al sol, teniendo en cuenta las horas donde los rayos solares actúan de manera más perpendicular, la franja horaria de las 10-16h.
  • Para evitar daños oculares es muy importante proteger también nuestros ojos, por eso se recomienda hacer uso de las gafas de sol y emplear prendas de cabeza que la cubran de sufrir una insolación.
  • Y muy importante, siempre que nos incida los rayos solares es muy importante aplicarnos protección solar y repetir este proceso varias veces durante toda la exposición. Hay que tener en cuenta que los niños necesitan una protección mayor y hay que cuidar mucho más su piel al ser más sensible.

Tipos de piel

El Factor de Protección Solar (SPF) es un indicativo que mediante un número nos dice el tiempo que se puede permanecer bajo el sol. Un factor 15, indica que se puede tomar el sol 15 veces más de lo que sería posible sin haber utilizado el protector.

Los distintos tipos de piel tienen reacciones diversas ante los rayos solares y cada una de ellas necesita un factor de protección distinto. Las pieles más pálidas necesitan un factor más alto y deben exponerse menos tiempo al sol.

 

Hay que tener en cuenta que aplicarse el protector solar no evita el bronceado, sino que hace el proceso más saludable consiguiendo un resultado más atractivo y duradero.

 

TIPO DE PIEL

SPF

TIPO 1. Piel muy clara, ojos azules, pelirrojo y con pecas. Se quema siempre 50
TIPO 2. Piel clara, cabello rubio o pelirrojo y con pecas. Se quema con frecuencia 50
TIPO 3. Piel blanca. Se quema con moderación y se pigmenta 15, como mínimo
TIPO 4. Piel blanca o ligeramente oscura, cabellos y ojos castaños o negros. Se pigmenta con facilidad y apenas se quema Entre 8 y 10
TIPO 5. Piel oscura. Se quema raras veces y se broncea con rapidez e intensidad. Protección moderada mínima Entre 6 y 8
TIPO 6. Piel negra. No se quema nunca y se broncea enseguida Entre 4 y 6