COSMÉTICA DE LUJO - ESTUCHES

Filtrar productos
62 Artículos
 1 
Siguiente
 1 
Siguiente

COSMÉTICA DE LUJO. ESTUCHES DE COSMÉTICA

El cuidado del rostro y la mejora de nuestro cutis se están convirtiendo en un ritual que seguimos día tras día.

Si queremos conseguir un rostro cuidado y sin imperfecciones tenemos que conseguir elaborar una rutina diaria de cuidado facial, adaptada a nuestro tipo de piel, que nos ayude a cubrir estas necesidades y consigamos los resultados deseados.

Tipo de pieles

La piel se define desde el momento en el que nacemos y suele ser la misma durante toda nuestra vida. Sin embargo, hay algunos factores que nos influyen a que nuestro tipo de piel se vaya modificando.

  • Piel normal. Es la piel perfecta, ni grasa, ni seca, una piel que está totalmente equilibrada. Posee un brillo natural con una apariencia aterciopelada y lisa. Tiene un tono rosa, lo que indica que tiene una buena circulación sanguínea y el poro poco visible. Con la edad se va perdiendo esta normalidad y la piel tiende a resecarse.
  • Piel seca. Son las pieles que tienen falta de sebo, que son los que ayudan a que la piel no se deshidrate. El poro lo tiene prácticamente cerrado y es una piel poco elástica, tiene un aspecto más tirante y apagado. Con el paso del tiempo es una piel que se vuelve más seca.
  • Piel grasa. Las pieles grasas tienen un exceso de producción de sebo y por lo tanto los poros son más visibles. No es una piel que se arrugue tanto pero si tiene tendencia a la flacidez. Son pieles que pueden tener tendencia acneica.
  • Piel mixta. Este tipo de piel combina las pieles secas con las pieles grasas, esta aparece en la zona T del rostro (frente, nariz y barbilla). Al ser una piel grasa, la zona T tiene el poro más dilatado y suele brillar mucho más en esa zona.
  • Piel sensible. Son las pieles que se irritan fácilmente con cualquier agente externos que nos afecte, se producen eritemas fácilmente y picores. Es un tipo de piel muy fina que reacciona fácilmente a los productos.