La Maison Orlane surge en el París de 1947. Sus inicios están ligados a la creación de legendarios cuidados cosméticos ideados con mimo y dedicación. El nombre de la firma se debe a la fascinación que su fundador sentía por Oriane, duquesa de Guermantes y heroína de una de las novelas más celebradas de Proust, que se cambió ligeramente para aportar más delicadeza y originalidad a su pronunciación.

Texturas extraordinarias en las que se emplean los avances más punteros en investigación antienvejecimiento. En 1966 se inauguró el Instituto Orlane en el Distrito XVI de París. El hecho de que la firma apostara desde el principio por investigación propia permitió maximizar la eficiencia combinando en sus creaciones la sensualidad y el placer con la máxima eficacia. Orlane, con cada producto, recomienda un ritual de belleza que combina la experiencia sensorial con resultados visibles y sorprendentes.

El tratamiento para Orlane debe combinar la eficiencia con el lujo y la emoción.

Un enfoque científico de la belleza que ha desembocado en toda una gama de productos especialmente diseñados para las necesidades de todo tipo de piel, en cualquier edad y momento, ideales para que el cutis recobre o mantenga la frescura y lozanía de la juventud. En 1968, celebrando los 21 años de la firma, se lanzó la gama B21, que incluía 21 ingredientes activos de máximo rendimiento.

En su momento fue la crema facial más cara hasta la fecha. Una firma dirigida a mujeres exigentes que desean productos de primerísima calidad, y enfocada a la ciencia, la calidad y el placer.

Filtrar productos
58 Artículos
 1 
Siguiente
 1 
Siguiente